24 agosto, 2014

TOMATES RELLENOS DE ENSALADILLA

Esta es una receta sin complicaciones. Más bien es una manera diferente de presentar una sencilla ensaladilla rusa que sirve de relleno a los tomates, los acompañamos con un poco de lechuga y fin de la receta.

Usé tomates kumato que son pequeños y con un sabor que nos gusta mucho, pero se puede utilizar el tipo de tomate que os apetezca.


INGREDIENTES:

2 patatas medianas
2 huevos
2 latas de bonito
1 bote de maíz dulce
1 bote de guisantes
Mayonesa
Aceitunas
Lechuga

PREPARACIÓN:

Pelamos las patatas. En un recipiente con agua hirviendo echamos las patatas, un poco de sal y las dejamos cocer hasta que estén hechas (para comprobarlo las pinchamos con un palillo).

Las sacamos del agua y las dejamos enfriar.

En otra pota con agua hirviendo con sal echamos los huevos, una vez que empiece a hervir los dejamos cocer unos 10 minutos. Los sacamos y los dejamos enfriar.

Una vez fríos los huevos y las patatas, los picamos más bien pequeñito. Lo vamos echando en una fuente y añadimos el resto de los ingredientes: el maíz, el bonito desmenuzado, los guisantes (que previamente habremos escaldado un poco para quitarles el sabor a conserva), lo mezclamos todo bien y añadimos la mayonesa. Suelo utilizar mayonesa comprada, pero le añado un buen chorro de aceite de oliva, si veo que espesa demasiado incorporo una cucharada de agua y así hasta conseguir la textura que me gusta)

Dejamos la ensalada en la nevera para que los sabores se mezclen un poco y mientras tanto preparamos los tomates.

Los lavamos, los pelamos y los vaciamos procurando que nos queden bien limpios de semillas, los secamos por dentro con papel absorbente y los salamos.

Los rellenamos con la ensaladilla y ponemos encima un poco más de mayonesa, y los presentamos con un poco de lechuga y una aceitunas.



17 agosto, 2014

PALMERAS DE HOJALDRE CON CREMA DE YEMA

Un bocado delicioso para acompañar un café a media tarde.

Se pueden hacer solo con el hojaldre y están estupendas, o preparar una cobertura de chocolate y aún están mejor. Pero a mí todavía me gustan más las que llevan crema de yema; la textura de esta crema me encanta y con el escarche le da un extra de dulce buenísimo.

Espero que os gusten.


INGREDIENTES:

Para las palmeras:

1 lámina de hojaldre refrigerado
Un poco de azúcar
Una yema de huevo
1 cucharadita de leche

Para la crema de yema:

120 gr. de azúcar
35 ml. de agua
4 yemas de huevo

Para el escarche:

1 taza de azúcar glass
Agua

PREPARACIÓN:

Encendemos el horno a 220º en posición arriba y abajo.

Lo primero será hacer las palmeras: desenrollamos el hojaldre, espolvoreamos un poco de azúcar por encima y la aplastamos ligeramente con el rodillo, no hay que estirar el hojaldre, solo hay que conseguir que el azúcar quede fija a la masa, le damos la vuelta y hacemos lo mismo, espolvoreamos el azúcar y lo aplastamos.

Ahora hacemos una marca en la mitad del hojaldre, juntamos en ese punto los dos extremos.


Volvemos a doblar cada parte hasta el centro, espolvoreamos un poco más de azúcar y pasamos el rodillo para fijarla.


Y otra vez más, montando una parte sobre otra y pasamos de nuevo el rodillo.



Ahora cortamos porciones de algo más de un centímetro y las vamos colocando sobre la bandeja que habremos cubierto con papel vegetal. 

En un bol mezclamos la yema, la leche y media cucharadita de azúcar y pincelamos las palmeras con esta mezcla.

Las horneamos unos 15 minutos aproximadamente, las sacamos y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Así ya están buenísimas. 


Cuando hayan enfriado preparamos la crema de yema.

En un cazo echamos el azúcar y el agua y preparamos un almíbar flojo; sin revolver dejaremos que hierva unos 8 minutos a fuego suave. Lo apartamos del fuego para que enfríe un poco y añadimos las yemas (ligeramente batidas) poco a poco y con unas varillas lo removemos bien. Lo ponemos de nuevo al fuego hasta que espese. Lo pasamos por un colador y nos quedará una crema superfina.

Echamos una cucharadita de esta crema sobre cada palmera y la extendemos bien.

Dejamos que enfríe y cuaje la crema (seguiremos dejando las palmeras sobre una rejilla).

Una vez fría preparamos el escarche. En una taza echamos el azúcar y vamos añadiendo poco a poco media cucharadita de agua, hasta conseguir la textura que deseamos, para estas palmera debe quedar más bien fina. Cubrimos las palmeras con este escarche y dejamos que cuaje.



10 agosto, 2014

SOPA FRÍA DE PERAS

Hoy toca una receta fácil, fácil. 

En el blog ya tengo publicadas una de melón otra de manzana y un gazpacho de sandía y es que cada vez soy más aficionada a estas cremas frías de frutas, son refrescantes y muy resultonas; además te solucionan un primer plato sin ningún esfuerzo sin ni siquiera encender la cocina.

La crema en sí está muy rica pero el contraste con el queso azul y el crujiente de las nueces la enriquece aún más.

Espero que os animéis a prepararla, es supersencilla y el resultado sorprendente.  


INGREDIENTES:

Para la sopa:
8 peras
1 yogur natural cremoso (yo lo utilicé azucarado)
Un trozo de pan (3 dedos de pan de barra)
Unas cucharadas de agua (solo la necesaria para remojar el pan)
Aceite de oliva

Para el acompañamiento:

Lechuga
Queso azul
Nueces

PREPARACIÓN:

Lo primero será poner la miga de pan en remojo con agua. Mientras tanto vamos pelando las peras, les quitamos la parte central de pepitas, las troceamos y las vamos echando en el vaso de la batidora.

Después añadimos el yogur y el pan remojado y lo batimos hasta conseguir una crema fina. Por último echamos un chorro de aceite de oliva y volvemos a batir para emulsionar un poco la crema. La dejamos en la nevera hasta la hora de servir.

Lo acompañamos con un poco de lechuga (que habremos aliñado con sal y un poco de aceite de oliva), unas nueces troceadas y unos trozos de queso azul.



03 agosto, 2014

CONEJO AL HORNO

Después de dos meses sin publicar y darme un descanso con el blog, ya es hora de volver a la cocina y en este caso a encender el horno. Ya sé que hace calor y que no es una receta propia de verano, pero llevaba tiempo con ganas de prepararlo así que aquí está.

Es la carne de moda y así cocinada resulta muy sana, sin grasas y con un resultado que nos gustó a todos. Espero que a vosotros también.


INGREDIENTES:

Un conejo de un kilo y medio
1 cebolla grande
4-5 patatas
Sal
Vino blanco
Agua

Para el adobo:
3 dientes de ajo
½ vaso de vino blanco
½ vaso de aceite de oliva
Perejil

PREPARACIÓN:

Lo primero será limpiar bien el conejo, lo dejamos escurrir y con un paño lo secamos bien.

En un mortero echamos los ajos pelados, los machamos bien, después añadimos el perejil picado, lo aplastamos un poco, echamos el aceite, revolvemos bien y por último incorporamos el vino blanco, y revolvemos.

Cuando tengamos bien seca la carne, la rebozamos bien con el adobo (en el mismo mortero metemos los trozos de carne y los vamos untando). La vamos colocando en un bol o fuente y dejamos que adobe en la nevera durante toda la noche.

Encendemos el horno a 180-190º en posición arriba y abajo.

Pelamos las patatas, las lavamos y las picamos en trozos grandes (dos o tres trozos cada patata). Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana.

Untamos la bandeja del horno con un poco de aceite, vamos colocando los trozos de conejo sobre la fuente, el sobrante del aliño e intercalamos las patatas y la cebolla

Cuando el horno esté caliente metemos la bandeja y dejamos que se haga aproximadamente unos 40-50 minutos, tiene que coger un buen color dorado. A los 30 minutos aproximadamente echamos un poco de vino blanco y agua (que habremos mezclado en un vaso), lo dejamos cocer otros 10 minutos más.

Pasados los 40 minutos sacamos la bandeja del horno, retiramos los trozos de conejo y pasamos la salsa por el pasapuré. Colocamos de nuevo los trozos de conejo pero dándoles la vuelta para que ahora se nos dore por la parte de abajo que estará blanca. Añadimos también las patatas y rociamos todo con la salsa. Dejamos que se haga unos 15 minutos más o menos hasta que vuelva a dorar.

Ya solo nos queda emplatar, ponemos unos trozos de carne, una patatas y regamos todo con salsa.




01 junio, 2014

CERRADO POR VACACIONES

Hoy no hay receta, el blog va a estar cerrado todo el mes de junio pero no quería marcharme sin despedirme de todos, de mis seguidores incondicionales, que no se pierden ninguna de mis recetas, de los que se asoman y se quedan y de los que pasan de puntillas por aquí, a todos gracias por vuestra fidelidad y el cariño con el que siempre recibís todo lo que hago.

Un año más el blog sigue funcionando en gran medida gracias a vosotros, los correos que recibo, tanto de mis seguidores como de personas anónimas, me animan a seguir con él.

Así que espero veros a todos a la vuelta y poder seguir disfrutando de vuestra compañía.

Nos vemos en julio.

25 mayo, 2014

BRIOCHE DE YOGURT

Los brioches son perfectos para un desayuno especial o para un merienda de fiesta. Resultan riquísimos si los tostamos y los untamos con una buena mermelada o simplemente solos, sin más. 

El único problema que revisten es el amasado, pero con un poco de paciencia todo se consigue, la masa es pegajosa así que hay que tomárselo con calma. 

Ajustar la temperatura del horno y el tiempo de cocción también es muy importante, en este punto es muy importante conocer nuestro horno para que la cocción sea buena. 


INGREDIENTES:

250 gr. de yogurt natural (tipo griego) azucarado
550-575 gr, de harina de fuerza
1 huevo entero y un yema
100 gr. de azúcar
1 cucharada de miel
100 ml. de leche
100 gr. de mantequilla
20 gr, de levadura seca
Sal

Para pincelar: huevo batido y un poco de mantequilla

PREPARACIÓN:

En un bol mezclamos con una cuchara de madera el yogurt, el huevo y la yema, el azúcar, la leche y la sal después vamos incorporando la harina a tandas y seguimos mezclando.

Espolvoreamos un poco la meseta de trabajo y amasamos  a la Bertinet unos 5 minutos, después vamos incorporando la mantequilla (ésta tiene que estar blanda) y seguimos amasando unos 10 minutos más. La dejamos reposar unos 10 minutos, tapada con un bol grande boca a bajo. Untamos la meseta con un poco de aceite de oliva, colocamos encima la masa, desmigamos un poco la levadura, la echamos sobre la masa, la deshacemos con un poco de agua y la incorporamos bien a la masa y seguimos amasando otros 5 minutos más. La dejamos reposar tapada como antes 5 minutos. Volvemos a amasar ligeramente y colocamos la masa en un bol amplio que habremos untado con mantequilla. Lo tapamos con papel film y la dejamos reposar en la nevera toda la noche hasta el día siguiente.

Por la mañana sacamos la masa de la nevera y la dejamos atemperar una media hora. Pasado este tiempo, espolvoreamos la meseta con harina, volcamos la masa y la dividimos en cuatro porciones.

Tres de ellas las rozamos, le damos forma de bolas y las vamos colocando dentro de un molde alargado que habremos forrado con papel vegetal. 

Con el cuarto trozo hacemos una trenza o podemos darles forma de bollo, croissant o como más nos guste.

Dejamos que la masa vuelva a levar unos 30 minutos. Encendemos el horno a 190º en posición arriba y abajo.

Antes de meterlos al horno los pincelamos con un huevo batido y echamos unos trocitos pequeños de mantequilla. Cuando el horno esté caliente metemos los brioches, y los dejamos cocer unos 20 minutos hasta que cojan buen color. Comprobamos si están o no cocidos, para ello los pinchamos con un palillo.  Si el palillo sale con masa bajamos la temperatura del horno a 170º y lo dejamos cocer otros 10-12 minutos más. El que hice en el horno resultó muy alto así cuando bajé la temperatura lo tapé con papel albal para que se hiciera por dentro pero no dorase más. La trenza  al ser más baja con 25 minutos a la temperatura inicial fue suficiente.







18 mayo, 2014

PAN DE CENTENO INTEGRAL

Llevaba tiempo probando con la harina de centeno y nunca conseguía un resultado bueno, me quedada o demasiado duro o con una miga demasiado mojada que no me gustaba; pero con la receta de hoy he conseguido un pan de centeno bastante aceptable, con una miga suave y una buena corteza. La harina de centeno es bastante pegajosa y no necesita mucho amasado, así que hacer este pan no reviste ninguna dificultad, solo esperar el levado y cuidar un poco el horno.


INGREDIENTES:

150 gr. de harina integral
150 gr. de harina de trigo de fuerza
400 gr. de harina de centeno integral
400 ml. de agua
Un chorro de aceite de oliva
1 cucharada de miel
Un cubito de levadura
Sal

PREPARACIÓN:

En un bol mezclamos las tres harinas (dejaremos un poco de la de fuerza para amasar después) y la sal.

En otro bol mezclamos unos 350 ml. de agua, el aceite, la levadura y la miel. Vertemos en este bol la mezcla de las tres harinas y con una cuchara de madera revolvemos bien para que se integren todos los ingredientes. Seguimos añadiendo el resto de agua que nos falta.

Echamos sobre la meseta un poco de harina y volcamos la masa, amasamos ligeramente, lo justo para que unificarla.

Echamos la masa en un bol que habremos untado con aceite de oliva, lo tapamos con papel film y lo dejamos reposar toda la noche en la nevera.


Al día siguiente lo sacamos de la nevera y dejamos que atempere una media hora.

Este es el aspecto después de toda la noche.


Después enharinamos la meseta y volcamos la masa, la desgasificamos muy poco solo para hacer la forma del pan. Colocamos la masa dentro de un molde alargado que habremos  cubierto con papel vegetal.


 Lo tapamos con un paño y lo dejamos reposar hasta que suba un poco, unos 40 minutos.

Mientras tanto encendemos el horno a 210º en posición arriba y abajo. Cuando haya pasado el tiempo de reposo metemos el molde en el horno y dejamos cocer el pan unos 25 minutos aproximadamente. En este momento lo pinchamos y si todavía está poco hecho bajamos la temperatura a 190º y lo dejamos cocer otros 10-15 minutos aproximadamente, teniendo siempre en cuenta el horno con el que trabajamos, porque cada uno es diferente.

Lo sacamos del horno, lo desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.