25 enero, 2015

ENSALADA DE ESCAROLA, GRANADA Y QUESO DE CABRA

Hoy os presento una ensalada de invierno riquísima. La combinación dulce-salado, la vinagreta de pistachos y el queso gratinado hacen que este plato sea apto tanto para un día cualquiera o para un menú especial.

La vinagreta la hice con pistachos pero con avellanas o cualquier otro fruto seco que os guste puede quedar igualmente fantástica.


INGREDIENTES:

Escarola
1/2 granada
Una lata de anchoas
4 rodajas de queso de cabra
Sal

Para la vinagreta:

Aceite de oliva
Vinagre de jerez
Pistachos
Sal

PREPARACIÓN:

Lavamos bien la escarola, la escurrimos y la troceamos. Reservamos.

Partimos la granada y la desgranamos (utilizaremos solo la mitad), Reservamos.

Preparamos la vinagreta. Para ello quitamos la cáscara a los pistachos y toda la piel que podamos. Los echamos en el mortero y picamos, añadimos el aceite, el vinagre a gusto y la sal. Batimos bien y reservamos.

Las anchoas las dejamos sobre un papel absorbente para quitarle el exceso de aceite.

A la hora de emplatar solo tenemos que colocar en el plato la escarola (que habremos salado ligeramente), echamos la granada, añadimos las anchoas y regamos con la vinagreta.

Por último gratinamos el queso con el soplete. Hay que colocar el soplete bastante lejos para que el queso se vaya fundiendo y no se nos queme.

Colocamos el queso sobre la ensalada y listo.



18 enero, 2015

CREMA DE LANGOSTINOS AL NIDO

Las dos entradas anteriores, ésta y las que publicaré las próximas semanas formaron parte del menú de estas últimas fiestas. La receta de hoy es una crema de langostinos presentada de una manera diferente, en un bollo de pan tostado al horno,  aunque también se puede servir en un plato. Un plato sin mucha complicación que siempre triunfa.

Los bollos que utilicé también los hice yo,  pero se pueden comprar y así simplificar un poco la receta; deben ser pequeños, lo justo para servir una ración.  Y eso sí, hay que tostarlos bastante para que resistan el calor de la crema y a la hora de emplatar deben estar tibios. 

Espero que os guste.


INGREDIENTES:

Unos 15 langostinos grandes
Una zanahoria mediana
Un trozo de calabaza
1/2 cebolla
2 dientes de ajo
2 rebanadas de pan
3 cucharadas de salsa de tomate casera
Un chorro de vino blanco
Una pizca de pimentón
Sal

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será limpiar las verduras y trocearlas, no hace falta picarlas muy menudas ya que después vamos a triturarlas.  Lavamos los langostinos.

En la olla rápida ponemos un buen chorro de aceite de oliva. Cuando esté caliente echamos la cebolla y los ajos picados, dejamos que se haga un poco para que cojan buen color. Después añadimos la calabaza  la zanahoria y lo dejamos pochar todo unos 10 minutos a fuego suave.

Mientras tanto, tostamos las rebanadas de pan  y reservamos.

Ahora incorporamos los langostinos, les damos unas vueltas, unos cinco minutos, y añadimos el tomate y el pan tostado. Dejamos que se haga un poco más y por último añadimos el pimentón, la guindilla y el vino blanco. Seguimos cociéndolo todo un poco más para que el vino pierda el alcohol. Por último, vertemos el caldo de pescado, cuando empiece a hervir cerramos la olla rápida y ya solo queda dejarlo cocer unos 15 minutos al 1 y el fuego al 6. Si no utilizamos la olla rápida lo cocemos aproximadamente una hora a fuego lento. 

Cuando lo tengamos cocido, sacamos los langostinos, los pelamos, desechamos las pieles y las cabezas. Trituramos con la batidora el caldo, las verduras y la carne de los langostinos. Después lo pasamos por el pasapuré y dejamos cocer otros 5 minutos más, ahora ya en pota normal. Rectificamos de sal. 

Para preparar el pan, ponemos el bollo boca a bajo y cortamos una rodaja fina. Con un cuchillo bien afilado cortamos la miga de pan alrededor de la corteza para ahuecar el bollo. 


Lo tostamos en el horno a 180º durante unos 12-15 minutos aproximadamente, sacamos y dejamos entibiar sobre la rejilla.

Cuando esté tibios los rellenamos con la crema y si queremos lo acompañamos de unos trozos de langostinos salteados. Servimos inmediatamente.



11 enero, 2015

BROCHETAS DE QUESO CON FRUTOS SECOS Y UVAS

Este es uno de los aperitivos que hice para Fin de Año. La mezcla de dulce y salado que tanto me gusta volvió a sorprenderme una vez más. Utilicé pistachos y kikos para rebozar las bolas de queso, personalmente me gustaron más las de kikos pero al resto de comensales más las de pistachos. 

Si no os molesta la piel y las pepitas de las uvas se pueden preparar enteras. Como a nosotros sí nos incomoda un poco, las pelé y quité las pepitas, el bocado así es bastante más agradable. 


INGREDIENTES:

Un trozo de queso de cabra (aproximadamente una rodaja de unos 7-8 cm.)
1/2 tarrina de queso de untar
Un puñado de kikos
Un puñado de pistachos
Uvas

PREPARACIÓN:

En un bol mezclamos los dos quesos, nos ayudamos de un tenedor porque solo hay que integrarlos hasta conseguir una pasta moldeable.

Cogemos una porción con una cuchara y con las palmas de las manos hacemos las bolas


Trituramos los kikos,. Los echamos a tandas sobre una tabla de cocina y con el rodillo los machamos (hay que molerlos toscamente que queden granulados). Los echamos en un bol y reservamos.

Hacemos lo mismo con los pistachos (previamente les quitamos las cáscaras y toda la piel que podamos)

La mitad de las bolas las rebozamos en kikos y la otra mitad en pistachos, como si fuesen croquetas que queden bien rebozados.



Pelamos las uvas y les quitamos las pepitas. Preparamos las brochetas justo en el momento de servir porque si no el jugo de las uvas nos va a reblandecer los frutos secos.


04 enero, 2015

ENSALADA DE LOMBARDA

Hoy una receta sencilla, ligera, sana y muy, muy rica. Fue el acompañamiento a una carne que preparé para Navidad. Aligeró la comida dándole un toque refrescante que nos gustó mucho. Además es superllamativa por el color que aporta a la mesa.


INGREDIENTES:

Lombarda morada
Mandarinas
Jamón de pato (podemos sustituirlo por jamón serrano)
Nueces
Sal
Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

Quitamos las hojas exteriores de la lombarda y la picamos en juliana. La lavamos.

Ponemos agua con sal en una pota y cuando hierva echamos la lombarda. Cuando empiece de nuevo a hervir la cocemos 3 minutos. La echamos en un escurridor y la refrescamos al grifo con agua fría para cortar la cocción. La dejamos en el escurridor (es muy importante que a la hora de preparar la ensalada la lombarda esté seca).

Pelamos las mandarinas y pelamos también cada gajo.

Picamos toscamente las nueces.

Ahora solo queda emplatar. Ponemos la verdura, añadimos los gajos de mandarina y el jamón y salpicamos con las nueces. Regamos todo con aceite de oliva y listo.




28 diciembre, 2014

PASTELES DE GLORIA

Esta es la última entrada del 2014 y como siempre, toca agradeceros que, un año más, estéis conmigo en este espacio de cocina. Gracias a los que me sois incondicionales, a los nuevos seguidores que se han sumado este año, a los que se asoman de cuando en cuando y a los que desde cualquier punto me siguen con cariño y respecto. 

Antes de empezar con la receta, desde mi casa, mi familia y yo queremos desearos un Feliz 2015, que en este nuevo año se cumplan todos vuestros deseos y que venga cargado de felicidad y salud para todos.

¡¡¡¡¡¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!!!!!


INGREDIENTES: (para 10 pasteles bien grandes)

Para el mazapán:

250 gr. de almendra molida
175 gr. de azúcar
50 ml. de agua.

Para la crema de yema:

85 gr. de azúcar
25 ml. de agua
4 yemas
1 cucharadita de maizena

PREPARACIÓN:

En un cazo echamos el agua y el azúcar, no lo tocamos y una vez que empiece a hervir lo dejaremos unos 4-5 minutos. Después añadimos la almendra de golpe, le damos unas vueltas y lo sacamos para una fuente plana que habremos cubierto con papel vegetal o film, lo tapamos también con papel, lo aplanamos con la palma de la mano y lo dejamos reposar hasta que enfríe (se puede dejar toda la noche).

Mientras enfría preparamos la crema de yema. 

En un cazo echamos el agua y el azúcar y lo dejamos cocer aproximadamente unos 8-10 minutos

Separamos las claras de las yemas y vamos echando éstas en un cuenco, añadimos la maizena y  revolvemos bien.

Cuando tengamos el almíbar lo apartamos del fuego y con  mucho cuidado vamos añadiendo las yemas, tiene que caer solamente un hilo de yema y revolveremos sin parar con una varillas manuales. Cuando hayamos incorporado todas la yemas ponemos de nuevo el cazo al fuego hasta que espese. La apartamos del fuego y la tapamos. Dejamos que enfríe.

Cuando lo tengamos todo listo empezamos a preparar los pasteles.

Con un cuchillo cortamos un trozo del mazapán, lo colocamos sobre la meseta de trabajo y con un rodillo lo extendemos aproximadamente del grosor de medio centímetro aproximadamente. Cortamos un círculo con ayuda de un cortapastas. Lo colocamos sobre el molde dándole profundidad.


Lo cubrimos con la crema de yema.


Volvemos a cortar otro círculo, lo colocamos encima.


Sellamos los bordes bien con los dedos para que no salga la crema.


Igualmente se puede hacer con la manos, aprovechando el hueco de la palma. 

Cuando las tengamos todas encendemos el horno a 220º en posición arriba y abajo. Una vez caliente colocamos los pasteles sobre la bandeja del horno que habremos cubierto con papel vegetal y dejamos que se hagan no más de 5 minutos, solo queremos que cojan un poco de color, así que para ello colocaremos la bandeja en una posición más bien alta. 

Los sacamos del horno y dejamos que enfríen completamente. Una vez fríos los espolvoreamos con abundante azúcar glass. 

Mejoran con el paso del tiempo, al tercer día de hacerlos están muchísimo más ricos.



21 diciembre, 2014

SOPA DE PESCADO

Es tiempo de platos de cuchara y bien calientes y qué mejor propuesta que una sopa de pescado para un primer plato ligero y rico. En casa somos mucho de sopa; ésta junto con la de fideos y menudos son las que siempre triunfan.

Además para estos días de fiestas es una buena opción para presentarla en la mesa. 

Con esta receta aprovecho para felicitaros las Navidades y desearos "FELICES FIESTAS".


INGREDIENTES:

1 cabeza de pixín o de merluza
1 cola de merluza
12 langostinos
12 almejas
1/2 puerro o 1/2 cebolla
1 zanahoria
Un chorro de vino blanco
Sal 
Azafrán
Agua
Aceite de oliva
1 huevo

Para el sofrito:

Aceite de oliva
2 dientes de ajo
Una guindilla
1 cucharada de pimentón dulce
1 cucharada de pan rallado

PREPARACIÓN:

Limpiamos bien todo el pescado y los langostinos (les quitamos las cabezas y los pelamos). Las almejas las ponemos en un cuenco con agua y sal y las dejamos una hora, las sacudimos bien por si tienen arena, las lavamos de nuevo.

Pelamos la zanahoria, la lavamos y la troceamos. Reservamos. Cortamos la parte blanca del puerro, le quitamos la parte exterior y pasamos por agua, lo troceamos y reservamos.

En una olla amplia ponemos un buen chorro de aceite de oliva. Cuando esté caliente echamos las verduras y las rehogamos bien. Después incorporamos las cabezas de langostinos y las salteamos con las verduras, añadimos la cabeza y el resto del pescado, dejamos que se haga un poco durante unos minutos. Echamos el azafrán, revolvemos bien y vertemos el vino blanco, dejamos que durante unos 2-3 minutos evapore el alcohol y echamos el agua. Salamos y dejamos que se haga a fuego lento durante aproximadamente una hora. Cuando empiece a hervir le vamos quitando con la garcilla la espuma.

Mientras se va haciendo cocemos el huevo. En un cazo echamos agua, un poco de sal y el huevo. Cuando empiece a hervir los dejamos cocer unos 8-9 minutos. 

Cuando tengamos el pescado cocido con una espumadera lo sacamos. Colamos el caldo. Escogemos el pescado, procurando quitar todas las espinas y las pieles, lo picamos a gusto, a mí me gusta menudito. Ponemos de nuevo el caldo a cocer y añadimos el pescado desmenuzado. Sacamos también los trozos de zanahoria

En una sartén con un poco de aceite rehogamos los langostinos y los troceamos. Lo incorporamos al caldo.

Pasamos por el pasapuré la zanahoria y el huevo cocido. Lo echamos en la pota.

Ahora preparamos el sofrito: en una sartén echamos un poco de aceite, añadimos los ajos picados (también a gusto, yo muy picado), cuando cojan color, lo apartamos del fuego y echamos el pimentón, el pan rallado y la guindilla. Lo volcamos sobre la sopa, que debe estar hirviendo y lo dejamos cocer unos 30 minutos más. 

Cuando falten unos 15 minutos para terminar la cocción ponemos en la misma sartén donde hemos rehogado los langostinos las almejas  y las salteamos hasta que se abran. Las incorporamos a la sopa y dejamos cocer otro poco más.

Es preferible hacerla de un día para otro para que repose y gane en sabor.




14 diciembre, 2014

POLVORONES DE CHOCOLATE

En el blog ya tengo publicados dos recetas de polvorones los clásicos y otros con avellanas;  hoy le toca el turno a los de chocolate. De la primera receta no cambié absolutamente nada, solo fue cuestión de añadir un chocolate especial postres y seguir el proceso como siempre. 


INGREDIENTES:

400  gr. de harina
185 gr. de manteca de cerdo
75 gr. de azúcar glass
Un chorrito de ron
1/2 cucharadita de canela 
75 gr. de chocolate para postres
Azúcar glass para espolvorear

PREPARACIÓN:

Con antelación sacaremos la manteca de cerdo a temperatura ambiente para que ablande bien.

En una sartén ponemos la harina y la tostamos hasta conseguir un buen color teniendo mucho cuidado que no se queme. Una vez que la tengamos tostada la tamizamos. Reservamos.

En un bol amplio echamos la manteca de cerdo y el azúcar y con las varillas eléctricas lo batimos hasta que quede espumoso, después añadimos el ron, la canela y seguimos batiendo. 

En un bol pequeño ponemos el chocolate troceado y lo derretimos en el micro. Primero programamos un minutos, sacamos, revolvemos y si nos está fundido lo ponemos otro minuto o un poco menos, hasta que se funda. 

Añadimos el chocolate a la mezcla de la manteca y revolvemos bien. Después vamos incorporando la harina. En realidad la medida sería de unos 375 gr. de harina pero me gusta siempre tostar un poco más por si acaso la necesito. 

Amasamos con las manos hasta que estén totalmente ligados todos los ingredientes. Dejamos reposar unos 20 minutos.

Pasado este tiempo, espolvoreamos con harina ligeramente la mesa de trabajo y extendemos la masa hasta conseguir el grosor que nos guste, entre 1 y 1.5 cm. Me suelo ayudar de un poco de papel film que coloco sobre la masa para que el rodillo no la toque y así no se pegue. Los vamos colocando sobre la bandeja del horno que habremos cubierto con papel vegetal.

Encendemos el horno a 180º en posición arriba y abajo. Cuando esté caliente metemos la bandeja y dejamos que se hagan unos 10 minutos más o menos. Pasado este tiempo sacamos la bandeja del horno y vamos pasando los polvorones con mucho cuidado a una rejilla. Este es el paso más difícil porque rompen con solo mirarlos. Así que los dejo unos 3-4 minutos en la bandeja y después ya los paso a la rejilla.

Una vez fríos los espolvoreamos con azúcar glass y los envolvemos en papel de seda.