04 junio, 2017

PATÉ DE MARISCO

Hoy vamos a disfrutar de un aperitivo fabuloso, sencillo de hacer y con un resultado muy bueno. Yo lo suelo preparar en para los días de fiesta, cumpleaños..., para días especiales; si lo acompañamos de unos snacks caseros el resultado aún es mejor.

Si es verdad que como solo es necesario triturar los ingredientes cuándo mejor sean éstos más rico estará.

Espero que os guste.



INGREDIENTES:

1 lata de mejillones (unos 14-16)
1 lata de anchoas (unas 12)
16 bocas de mar
2 cucharaditas de mayonesa (opcional)

PREPARACIÓN: 

Echamos en el vaso de la batidora  los mejillones y las anchoas (previamente escurridos). Picamos las bocas de mar (podemos dejar alguna para añadir al final) y trituramos hasta conseguir una pasta fina. Si queremos podemos añadir la mayonesa, dependerá de la textura que queramos conseguir o si no añadir un poco del caldo de los mejillones y batimos para mezclarlo todo bien. 

Por último añadimos las bocas de mar picadas que habíamos reservado y mezclamos. Lo echamos todo en un bol, tapamos y dejamos reposar en la nevera al menos 12 horas. 

Servimos acompañado de snacks o pan tostado.






14 mayo, 2017

ROSCAS GLASEADAS

En  casa nos encanta la bollería, da igual qué tipo de masa sea, siempre triunfa. La verdad es que nada mejor que disfrutar de un desayuno o una merienda con dulces caseros, así que hoy toca unas roscas ricas con un ligero baño glaseado, para endulzarnos el día.

Espero que os guste.


INGREDIENTES:

Para la 1ª masa:

3 cucharadas de agua
3 cucharadas de harina
5 gr. de levadura

Para la 2ª masa:

350 gr. de harina aproximadamente
55 gr. de azúcar
60 ml. de agua
7.5 gr. de levadura
2 huevos
3 cucharadas de aceite de oliva suave
75 gr. de mantequilla

Para el glaseado:

Una taza de azúcar glass y unas cucharadas de agua (3-4 cucharadas)

PREPARACIÓN:

Hacemos la primera masa. Para ello echamos en un bol pequeño todos los ingredientes y mezclamos hasta hacer una bola.

En otro cuenco echamos agua tibia, lo justo para que no esté fría, y metemos la bola dentro. Dejamos reposar hasta que la bola flote.

Mientras tanto preparamos la 2ª masa.

Mezclamos el agua y la levadura. En un bol echamos la harina, añadimos la mezcla anterior (agua y levadura), los huevos y la 1ª masa (tiene que estar ya flotando en el agua, si no esperamos un poco más), mezclamos todo bien y dejamos reposar unos 5 minutos tapado. Después añadimos el aceite y volcamos la masa sobre la meseta, amasamos y después añadimos la mantequilla, volvemos a amasar hasta que se integre bien, nos va a costar un poco, pero dejaremos reposos de 1 minuto, amasamos otro poco y así hasta que la masa esté suave y manejable. Dejamos reposar 15 minutos más o menos.

Enharinamos ligeramente la meseta de trabajo y empezamos a hacer las roscas. Dividimos la masa en ocho porciones iguales (más o menos), con ayuda del rodillo hacemos tiras de unos 4 cm. de ancho y el largo que nos dé. Enroscamos sobre sí mismas (dándole forma de espiral como si fuese un tornillo) y juntamos los extremos, las vamos colocando sobre papel vegetal (habremos cortado 8 trozos, uno para cada rosca, así a la hora de colocarlos sobre la bandeja del horno nos resultará más cómodo) y dejamos reposar unas 3-4 horas, hasta que estén bien subidas.

Encendemos el horno en posición arriba y abajo a 220º y las horneamos unos 8 minutos, no más.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Cuando estén frías, preparamos el glaseado. Echamos en una taza o cuenco el azúcar y vamos añadiendo a cucharadas el agua hasta conseguir la textura que deseemos, en este caso tiene que ser más bien ligera que podamos untar fácilmente y pincelamos con esta mezcla las roscas. Dejamos que endurezca y listas.  




07 mayo, 2017

CALAMARES EN SU TINTA

Para un día tan especial como hoy traigo una receta clásica donde las haya. Y es que sin duda son mis favoritas. Necesitamos un poco de tiempo para hacer una cocción lenta, tanto la salsa como los calamares requieren un fuego suave. Así conseguimos una salsa espesa y contundente. Como acompañamiento pues también un clásico, unas patatas fritas o un arroz blanco. A vuestra elección. 

¡Feliz día de la Madre!



INGREDIENTES:

Kilo y medio de calamares con su tinta
1 cebolla
1/2 zanahoria
Un trozo de pimiento verde
2 dientes de ajo
Vino blanco
Un poco de agua
Sal
Aceite de oliva

PREPARACION:

Empezaremos por preparar la salsa. Para ello lavamos o pelamos y picamos muy menudos todos los ingredientes de la salsa (ajos, cebolla, zanahoria y pimiento). En una olla vertemos un poco de aceite, cuando esté caliente echamos los ajos picados, dejamos que se hagan un poco y añadimos la cebolla, lo pochamos todo unos 15 minutos y después añadimos la zanahoria y el pimiento. Lo dejamos cocer todo a fuego muy suave una media hora aproximadamente.

Mientras se hace la salsa lavamos y troceamos los calamares (normalmente en la pescadería ya nos los dan lavados y troceados, así que este paso se puede suprimir). Cuando tengamos la salsa bien pochada (esa media hora que indiqué arriba) añadimos los calamares y dejamos cocer uno 5 minutos, revolviendo de vez en cuando, después vertemos un chorro de vino blanco y esperamos a que se evapore el vino. Tapamos y dejamos cocer hasta que los calamares estén muy suaves. Yo lo hice en la olla rápida en 25 minutos en posición 1 y fuego al 6 (en cocina de inducción de 1 a 9) y fue suficiente. Si lo hacemos en olla normal el tiempo de cocción se aumenta ya que debemos dejarlos cocer a fuego muy suave. A media cocción se puede añadir un poco de agua, pero en cantidad muy pequeña y en varias tandas.
Ya solo nos queda incorporar la tinta. Esta también nos la sacan en la pescadería, viene en una especie de bolsita, tenemos que pincharla y sacar la tinta, la vamos echando en una taza o en un cueco, la disolvemos con un poco de agua y añadimos a la pota. Dejamos cocer ahora ya al  método tradicional unos 15 minutos más, siempre con el fuego muy suave.
 





01 mayo, 2017

BACALAO CON SALSA DE ORICIOS

El pescado en salsa siempre es muy socorrido. Si tenemos la salsa preparada a la hora de comer solo es cocinar el pescado y está. Otra opción es dejarlo todo listo sin que el pescado se haga totalmente, lo calentamos y tenemos un plato bien rico y sin mucha complicación.

En este caso utilicé bacalao pero esta receta vale igual para una merluza, lubina o cualquier otro pescado blanco. De acompañamiento unas patatas. 

Espero que os guste.




INGREDIENTES:

8 trozos de bacalao desalado congelado
Una lata de caviar de oricios
4 cabezas de langostinos
2 dientes de ajo
1 cebolla
1 zanahoria pequeña
Un trozo de pimiento verde
Una pizca de pimentón
½ guindilla pequeña
Vino blanco
Aceite de oliva
Harina para rebozar el bacalao
Sal

PREPARACIÓN:

La noche anterior ponemos a descongelar el bacalao. Al día siguiente lavamos, escurrimos, secamos con un paño y reservamos.

Empezamos preparando la salsa.  Picamos los ajos, la cebolla, la zanahoria y el pimiento verde. En una pota pequeña ponemos aceite de oliva, cuando esté caliente echamos los ajos , dejamos que se hagan un poco y añadimos la cebolla, la dejamos rehogar unos 10 minutos, después incorporamos la zanahoria y el pimiento, seguimos pochando otros 10-15 minutos más, ahora añadimos las cabezas de los langostinos, seguimos cociendo otros 10-15 minutos, añadimos el pimentón y vertemos un chorro de vino blanco y dejamos que se haga por lo menos 30 minutos más. Cuando tengamos todas las verduras muy hechas, pasamos la salsa por el pasapuré, volcamos sobre una pota y reservamos.

Mientras se va haciendo la salsa vamos a freír el bacalao. En una sartén echamos abundante aceite, enharinamos ligeramente el bacalao y cuando el aceite esté caliente lo vamos friendo, no hace falta que dore, simplemente para hacerlo ligeramente. Lo sacamos para un plato cubierto con papel absorbente para quitarle el exceso de aceite.

Ya tenemos el bacalao frito y la salsa. Ponemos la salsa a calentar y añadimos la lata de oficios, la pizca de guindilla y mezclamos bien unos 2-3 minutos.  Ya solo queda añadir el bacalao a y dejar cocer unos 10-15 minutos a fuego lento y listo.





19 febrero, 2017

BIZCOCHO DE ZANAHORIA Y COCO

Uno de los mejores bizcochos que he probado. Suave, ligero y con un sabor a coco impresionante, muy parecido a las cocadas. Sin duda a repetir en muchas ocasiones. 

Si os gusta el coco este bizcocho os va a encantar.



INGREDIENTES:

4 huevos
200 gr. de zanahorias
100 gr. de coco rallado
200 gr. de harina especial bizcocho (ya lleva la levadura incluída)
150 gr. de azúcar
100 gr. de mantequilla y 100 gr de margarina (se puede sustituir por aceite)

Para el almíbar:

1/2 vaso de azúcar
1/2 vaso de agua

Para adornar: coco rallado

PREPARACIÓN:

Encendemos el horno a 150º y preparamos el molde forrando la base y el lateral con papel vegetal. 

Medimos la harina, el coco y el azúcar. Tamizamos la harina. Reservamos.

Pelamos las zanahorias, lavamos, rallamos y reservamos.

En un bol amplio echamos los huevos y el azúcar y batimos bien hasta que blanqueen. Después añadimos el coco y batimos, a continuación la zanahoria rallada y seguimos batiendo. Cuando esté bien mezclamos vamos echando en varias tandas la harina y seguimos batiendo. Ya por último añadimos la mantequilla y margarina y mezclamos suavemente.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos aproximadamente unos 50-60 minutos hasta que veamos que han cogido buen color. Abrimos el horno y pinchamos el bizcocho con un palillo o tester, si vemos que sale limpio está cocido, si no lo dejamos un poco más. 

Una vez cocido lo sacamos del horno y dejamos que entibie y lo desmoldamos. Untamos el bizcocho con el almíbar y lo rebozamos con el coco rallado. Dejamos enfriar sobre una rejilla.





12 febrero, 2017

LASAÑA DE VERDURAS Y CARNE GUISADA

Esta receta la hice aprovechando un poco de carne guisada que me habría sobrado y reconozco que el resultado nos encantó. Siempre preparo la lasaña o los canelones con carne picada pero es increíble cómo de esta manera gana en sabor, y estoy convencida que a partir de ahora será un plato a repetir en muchas ocasiones.

Espero que os guste tanto como a mí.


INGREDIENTES: ( para dos moldes pequeños de 12x16)

Unas 10 láminas de pasta para lasaña (las ajustamos al molde, calculando que necesitamos 4 capas)
2 berenjenas
1/2 calabacín
4 rodajas de carne guisada con su salsa
Unas cucharadas de salsa de tomate
3/4 de leche
Una cucharadita de mantequilla
Un chorro de aceite de oliva
Queso rallado
Sal

PREPARACIÓN:

Empezaremos preparando las verduras.

Lavamos las berenjenas, las pelamos, hacemos 16 rodajas más finitas (para la lasaña) y el resto más gordas (para la bechamel). La metemos en un bol con agua y sal y dejamos reposar unos 15 minutos. Sacamos y secamos con papel absorbente.

Mientras las tenemos a remojo lavamos el calabacín, hacemos rodajas finas y las hacemos ligeramente en la plancha, salamos y reservamos.

Hacemos lo mismo con las berenjenas que hemos laminado más finas. Reservamos.

Ahora empezamos a preparar la bechamel. Vamos a preparar bastante y más bien con una textura ligera, porque al utilizar placas precocidas éstas absorben mucha cantidad de líquido para cocerse en el horno, así conseguimos una lasaña jugosa, si no nos quedará demasiado apelmazada.

Picamos la berenjena en trozos pequeños. En un cazo amplio echamos una cucharadita de mantequilla y un poco de aceite de oliva, dejamos que se haga un poco y volcamos la berenjena troceada, rehogamos bien y dejamos que se haga suave unos 5 minutos, después vertemos la leche, en varias tandas, primeros dejamos que se haga un poco y a medida que se va secando vamos añadiendo más, salamos y dejamos cocer aproximadamente unos 30-40 minutos, hasta que la berenjena esté bien cocida. Trituramos con la batidora y reservamos.

Mientras va cociendo la bechamel, ponemos las láminas de lasaña en agua caliente según las indicaciones del fabricante; pasado el tiempo de remojo las colocamos sobre un paño de cocina y secamos.

Desmenuzamos la carne y añadimos una cucharadas de la salsa de haberla guisado. Reservamos.

Encendemos el horno a 180º-190º en posción arriba y abajo.

Ya solo queda formar la lasaña: en la base del molde echamos unas cucharadas de la bechamel, una capa de pasta, la berenjena, bechamel y un poco de salsa de tomate, otra capa de pasta, el calabacín, bechamel y tomate; otra lámina de pasta, la carne, bechamel, tomate y tapamos con otra lámina de pasta. Cubrimos con la bechamel restante y espolvoreamos generosamente con queso rallado.

Metemos al horno y dejamos cocer unos 30 minutos aproximadamente hasta que el queso coja buen color dorado. Servimos bien caliente.

Personalmente me gusta dejar reposar la lasaña de un día para otro, así los sabores se potencian y el resultado me resulta más sabroso, pero esto ya es un capricho mío.



05 febrero, 2017

TARTA MOUSSE DE TURRÓN (II)

Después de varios meses sin publicar nada en este espacio retomo el blog con una tarta mousse. Este tipo de tartas viene fenomenal porque se puede preparar con antelación de uno o dos días,  no necesita horno y no resulta complicada de hacer. 

La única pega para mí es la decoración, el manejo de la manga pastelera es algo que todavía me supera, pero con los malteses he conseguido disimularlo un poco.

Espero que os guste.


INGREDIENTES:

Para la base:

14 galletas tipo Digestive con avena y chocolate
75 gr. de mantequilla
2 cucharadas de leche

Para la mousse:

250 gr. de turrón de Jijona (1 tableta)
2 huevos
100 gr. de azúcar
300 ml de nata para montar
100 ml de leche
6 hojas de gelatina

Para decorar:

200 ml de nata para montar
75 gr. de chocolate negro
1 cucharada de azúcar glass

PREPARACIÓN:

Lo primero será preparar la base. Echamos la mantequilla en un bol pequeño y la derretimos en el microondas. Trituramos las galletas con el rodillo, las vamos echando en una fuente amplia. Cuando las tengamos trituradas, añadimos la mantequilla y con una espátula lo vamos mezclando, después incorporamos la leche y la intregamos bien, nos ayudamos de las manos para amasar la mezcla. Nos debe quedar un poco arenosa.

Forramos la base del molde (desmontable) con papel vegetal, de tal forma que nos salga del molde. Vamos colocando a trozos la mezcla de galleta hasta cubrir toda la base, y la alisamos con el rodillo. Una vez que tengamos la base cubierta, colocamos el borde del molde y cerramos, rellenamos los huecos con más mezcla y reservamos en la nevera.

Mientras endurece vamos preparando la mousse.

Batimos las claras a punto de nieve firme y reservamos.

Batimos la nata y reservamos.

Trituramos toscamente el turrón. Reservamos.

Ponemos en un bol agua y añadimos las hojas de gelatina, las dejamos hidratar unos 10 minutos. Mientras tanto en un cazo echamos la leche, el azúcar, las yemas de huevo y mezclamos bien. Lo ponemos al fuego. Incorporamos el turrón desmenuzado y revolvemos bien, no debe hervir, pero tiene que fundirse bien el turrón. Añadimos las hojas de gelatina escurrida y esperamos a que se disuelva. Retiramos del fuego y dejamos entibiar un poco (de vez en cuando revolvemos bien) unos 5 minutos más o menos. Podemos poner un paño mojado con agua bien fría debajo para acelerar este proceso.

Volcamos la mezcla de turrón en un bol amplio, incorporamos la nata en varias tandas y mezclamos con movimientos envolventes para que no nos baje. Una vez bien mezclado añadimos las claras montadas de igual manera.

Sacamos el molde de la nevera y volcamos la mousse, nivelamos un poco para que quede uniforme, tapamos el molde con papel film, sin que toque la mousse y reservamos en la nevera hasta que cuaje, mejor de un día para otro.

Ya solo queda prepara la decoración.

Batimos la nata bien firme, cuando la tengamos casi montada añadimos el azúcar y seguimos batiendo. Mientas tanto fundimos en el microondas el chocolate. Dejamos que éste entibie un poco y lo añadimos a la nata, mezclamos bien y dejamos enfriar un poco en la nevera para que coja cuerpo. Rellenamos una manga pastelera con la nata de chocolate y adornamos a gusto.